martes, septiembre 21, 2010

Mañana ya es un día normal, el efecto 21...

(La siguiente entrada es una compilación de pequeñas notas en diferentes hojas y papelitos que hice durante el día de hoy, las junté aquí para ver si tienen algún tipo de sentido...)

7:15 am (Parte posterior de las hojas de Derecho romano, lápiz)

A pesar de ser tarde para mi primera clase del día de hoy, me tomo el tiempo correspondiente para escribir algo que salió de un sueño bizarro que no vale mucho la pena contar... Bien, hoy no quise despertar... inmediatamente entró mi mamá a mi cuarto, sentí ese aroma extraño en el ambiente... Hoy es 21 de septiembre, yo lo llamo el día de los etcéteras, ¿Pero porqué etcéteras? pues muy aparte de ser el inicio de la primavera, es también el día de la amistad, de los estudiantes, de los arquitectos, de los médicos, de los radialistas, de las vendedoras de rosas, de los chocolates en forma de corazón, de las canciones corta-venas, etcéteras... se me revuelve el estómago tan solo pensar en lo que me espera al salir el día de hoy... mejor vuelvo a mi cama y despierto mañana.

8:40 am (Agenda personal, lápiz azul)

Por escribir en la mañana sobre mi cama, olvidé mi lapicero en casa y lo único que encontré  en mi estuche fue este lápiz de color azul que no escribe ya muy bien. (tengo que acostumbrarme a escribir con bolígrafo). Tuve que levantarme, ya que mi madre abrió mis cortinas y levantó mis cubrecamas para que me vistiera, dijo: "Hoy es un hermoso día, nada puede salir mal". Mi mamá tan positiva, como siempre mientras yo pensaba..."claro, todo puede salir mal hoy"... Llegué tarde a la clase de Economía Política (es donde me encuentro ahora) y todos comían torta y tomaban avena, entré y recordé que era cumpleaños del docente. Al verme todos gritaron.. "¡Que cante, que cante!", ¡que horror!  Recordé que no se debe cantar por las mañanas sin calentar la voz así que simplemente dije "Felicidades Doctor, todo lo mejor para usted" y me fui volando para encontrar un asiento vacío. Ahora habla sobre Vietnam y su recuperación económica después de la guerra mientras devora su pedazo de torta. Yo simplemente trato de encontrar a alguien que me preste un lapicero...

9:45am (Agenda personal, bolígrafo negro)

¿Dónde estoy? Pues, en la biblioteca de mi facultad... tratando de estudiar para el examen de Derecho Romano que tengo en dos horas. Intenté ir a la oficina de mi padre para poder estudiar en su salita, pero no lo encontré allí. En el camino de vuelta a la facultad, vi a una señora que vendía rosas en la calle Potosí, muchos chicos, señores y hasta abuelos estaban reunidos comprando rosas en cantidades industriales. Me acerqué por curiosa y le pregunté a cuanto vendía cada rosa... "7 Bolivianos dijo"  pensé que quizás no me había entendido bien y volví a preguntar ¿El ramillete? La señora me vio con cara de pocos amigos y me dijo "cada rosa señorita" Vi las rosas y la mayoría parecían marchitas... ¡Vaya!, pensé... Casi un dolar por rosas arrancadas y muriendo. Repentinamente me sentí mal, no debí pensar eso, ahora si daba un oficial inicio a mi catastrófico 21 de septiembre...
Ahora, sentada en una silla sumamente fría de la biblioteca, no encuentro ni una sola estación de radio que no hable del amor, de las perdidas, de los arrepentimientos, de las parejas, del despecho y todo lo relativo a esta fecha, ¡¿Porqué?! Acabo de escuchar a una chica que dedicó una canción a todas esas personas que se habían ido alguna vez y no regresaron más...
El universo confabula otra vez, no encuentro ni una sola radio estación que no hable al respecto. Son miles de canciones que hablan de ti, de mí, de lo que pasó, de lo que hice y  no hiciste tú y viceversa… hablan de la  rosa que dejaste morir aquí con la esperanza de que “posiblemente mañana, cuando regrese te daré un poco de agua, te pondré en un jarrón cerca a la ventana y te acariciaré todos los días hasta que decidas deshojarte por ti sola” (hey... esa ya me la dijeron antes)  ...rosa que ya está marchita por el tiempo, la desesperanza y  que ahora la venden a… un dólar.
Es mejor si dejo de escuchar la radio y subo un momento al patio por un poco de sol y un toque de los amigos, antes que la gente a mi alrededor me comience a preguntar si me siento bien…  


11:24 am (Mapa conceptual número 22, extinción de las garantías, Lápiz)
¡Dios! ¡Ya basta! Ahora ni en el patio se puede meditar, la música no me deja ni oír mis propios pensamientos… aún peor con ese aroma fastidioso de la gente enamorada.  Me había sentado en una banca con un grupo de amigos que hablaban de lo especial que es el día de hoy. Una amiga nos mostraba emocionada lo que su novio le había regalado mientras él la mimaba y no se apartaba de su lado… genial, más amor en el ambiente. Aún así me sentí feliz por ella, su alegría era única y aunque trataba de ser contagiosa pero no lo lograba, se mostraba especial.
Mis ganas de estallar aumentaban hasta que otra amiga dijo: “Me enoja este día”… ¡¡¡Gracias!!! Por fin alguien que compartía mi opinión. Ella había terminado recientemente con su novio y se podría decir que ella si podía sentir también el daño que hacía este ambiente a situaciones similares.
En media hora tengo que rendir el examen y no me siento lista, es más, siento que en algún momento estallaré contra el día de hoy… no lo sé, ¡fuerzas, fuerzas!


 01:02 pm. (Agenda personal, bolígrafo negro)
Pasó lo peor del día, con seguridad todo lo que vendrá a continuación será mejor… eso espero. El movimiento del minibús en el que me encuentro no me deja escribir claramente y mucho peor la música de ambiente…  “Te elegiría a ti, de nuevo a ti…amándome, tan sólo esos momentos son los que llevo dentro de mí”♫♪ (pfff…no me molestes más) Miro por la ventana para tratar de distraerme un poco y lo primero que veo es un sticker detrás de otro minibús que dice “Nunca es demasiado tarde” (¡ya déjame en paz!) veo su placa y es peor aún (1236 FEE).  Esto no está nada bien y ahora si tengo muchas ganas de llorar… mejor camino las tres o cuatro cuadras que quedan para llegar a casa…
01:45 pm. (Agenda personal, Lápiz)
Almuerzo, mamá preguntando si mi mañana había estado maravillosa y yo mintiendo al decir…Sí má, espectacular… De pronto me preguntó si había encontrado mis llaves, y mentí otra vez al decir que no. En realidad, sabía exactamente donde estaban pero no quería pasar por el proceso de recuperarlas… mucho peor el día de hoy que quiero sacarlo de mi cabeza cuando todo me habla sobre él. Ahora pasan por la radio otro tema perfecto… (¡gracias por el dolor!) ♫♪ When you left I lost a part of me, is this so hard to believe? Come back baby please… ‘ cause we belong togheter♫♪ ¿Puede ser este día aún peor? Veo por la ventana y esta nublado… presiento que lloverá mucho después. 

3:01 pm (Papel bond semi usado, bolígrafo verde) LLUVIA
L I E R! ¡Todos son iguales! ¡Absolutamente todos! ¡Todos te mienten, todos te lastiman! Soy más fuerte que esto, ¡lo sé! ¡lo sé! ¡lo sé! No estoy sola, no, nunca lo estuve… 
Es que… ¡tan solo mírame!
¿Cómo?… Imposible
Pero… no lo comprendo…
¿Tú? ¿Tú también…?
Ya no quiero más… ¡vete! ¡Lejos muy lejos y no vuelvas nunca más! No quiero llorar nunca más, nunca, nunca, nunca jamás… (¿Llorar? No, ¡yo no! ¿Por él? ¡Jamás! Jajaja… nunca más) 

3:25 pm (Notas en el celular)
“Hoy no hay nada bueno que celebrar, es un día normal” 

4: 12 pm (Cuaderno de francés, lápiz)
Se nubló completamente, ya no se puede  ni ver el sol. ¿Es mi impresión o el curso está más frío de lo normal? Al llegar (tarde) me preguntaron, “¿Por qué la cara larga?” La maldita primavera y éste día que nunca se termina, respondí. Mi  profesor me preguntó si tampoco me gustaba ese día y  dijo algo que anoté inmediatamente: “Hoy no hay nada bueno que celebrar, es un día normal” Además dijo que no le gustaba ni la navidad… (ya pues, ¿qué nos pasa? No exageres) 

4:35 pm  (Cuaderno de francés, lápiz)
 Estamos viendo una película muy interesante sobre un tipo que mata mucha gente para obtener trabajo,  mucha sangre y gran dispersión para mi mente… tan sólo media hora más y tendré que entregar al gato  Gastelú por mis llaves (discúlpame Gastelú, se que me arrepentiré de haberte regalado, te extrañaré mucho) . Así terminará este horrible día y podré comer los chocolates que papá me había regalado a medio día… como adivinando que los necesitaría  justo ahora…

3 Opiniones Cotidianas:

Taty Cascada dijo...

Hola...Gusto de conocerte, vine para agradecer tu llegada a mi Blog...He leído por completo tu entrada, tienes mucho ingenio, agudeza y fluidez en tu escritura...A diferencia tuya, yo adoro la llegada de la primavera, siento en el aire energías cálidas que me generan inspiración y deleite. Entiendo que te cansen determinados tópicos en forma reiterativa, pero vamos el corazón está diseñado para entregarse y enamorarse...
Un beso...te sigo.

filo dijo...

excelentes apuntes,agudos y reflexivos pensamientos... y lo mejor, sacarlos de tí para mostrarlos, es un buen ejercicio para una escritora.


un abrazo.

alos30 dijo...

Hola Lauri's me reí mucho con tu entrada, me gustó tu estilo. A decir verdad, claro en primavera todo el mundo anda mas hormonal, pero eso es una cosa y otra muy distinta a andar pensando en chocolates con forma de corazón o en cancions corta venas jajaja, muy cliché también para mí gusto. Saludos y también te sigo!

Publicar un comentario